12 de agosto de 2016






Merezco un amor que me diga que me ama todos los días, que no le avergüence tomarme de la mano cuando vamos caminando por la calle ni darme un beso fuerte enfrente de medio mundo. Un amor que disfrute estar a mi lado a cada momento, que me acompañe a donde quiera ir y que me deje acompañarlo a donde él quiera, que me complemente, que sea diferente a mí pero que también compartamos gustos e intereses.

Merezco un amor valiente, que se arriesgue por nuestra relación,  Un amor que luche día a día, por nosotros, que no permita que nada, ni nadie nos pueda llegar a separar,  que valore cada día lo que cuesta encontrar un amor verdadero 

Merezco un amor que quiera que nos enfrentemos a los conflictos juntos y a mi lado, hombro con hombro, por alcanzar juntos nuestras metas y conseguir lograr nuestros sueños más anhelados.

Merezco un amor que no tenga que perderme para extrañarme, sino que me extrañe todos los días, cada  vez que nos despedimos para irnos a realizar nuestras actividades diarias, y que al volverme a encontrar me reciba con un efusivo abrazo y con un cálido beso.

Merezco un amor al que no le tenga que pedir detalles, sino que le nazcan del corazón. Y no me refiero a que me de regalos lujosos cada fin de semana, o a que me invite a comer a los restaurantes más caros.  Lo que quiero es que me demuestre con pequeños detalles que le salgan del alma lo mucho que me ama: una carta, una flor, un poema, una canción, cosas que quizá no cuestan mucho dinero pero que valen mucho más para el corazón que mil lujos.



9 de agosto de 2016





Si  me ves por alguno de tus pensamientos,
abrázame que te extraño….



9 de junio de 2014


Mis campos de niña






Hay ciertos  recuerdos  que  se convierten en tristes nostalgias,  otros que por el contrario te hacen revivir dulces y apasionados  momentos, como   esos momentos que viví en los campos de mi niñez


Campos de viñas trigo y olivares donde yo vagaba sin rumbo durante horas, encontrándome libre y sola gozando los  caminos que habían siempre por explorar.

Mis padres tenían una masía con tierras vinícolas, de esas masías grandes señoras, que además guardan misterios secretos y que la mirada de una  niña siempre quiere redescubrir.

Íbamos todos los fines de semana, y para mí era la huida de mis soledades el desahogo de mis batallas no ganadas en el colegio, con la familia y con mis amigas.

Cuando llegábamos salía corriendo a los caminos al huerto, a la balsa, qué con sus cañas  rectas, miraban siempre hacía el cielo viendo así el vuelo de los pájaros, sintiendo como revolotean entre sus ramas y sirviendo de apoyo y descanso a sus pequeños cuerpos. Esa charca de agua destinada para el riego que albergaba cantarinas ranas.

Recuerdo lo acompañada que me sentía estando tan sola, en los campos.

 En ocasiones, venia conmigo algún perro de la masía, que mi padre los tenía para ir a cazar, -cosa que nunca aprobé, porque entonces lo pensaba y ahora también- los perros viven para ser queridos, acariciados, para sentirse acompañados por alguien que los entienda, cuide y los quiera, para demostrar su fidelidad y su nobleza.

 Yo hablaba mucho con ellos, creía que me entendían
-Se que lo hacían-  ellos me escuchaban.

Me sentía feliz en la masía, pero sobretodo en sus tierras, muchas veces volvía cuando el atardecer empezaba a dibujar oscuras sombras en los caminos. Las horas no existían, pasaban rápidas me engañaban y yo me dejaba engañar por ellas.
Conocía aquellos campos como la palma de mi mano

Podía vagar por ellos con los ojos cerrados, ningún rincón me resultaba desconocido, pero a la vez siempre me sorprendían nuevas cosas, inéditos caminos que aunque  ya habían sido recorridos, se aparecían ante mí como insólitos  paisajes, como cuando el pintor usa la misma paleta los mismos colores,pero mezclándolos y creando nuevos matices que van coloreando otras tierras, otros arbustos, otros senderos.

Me impregnaba de todos los olores.. de las flores, de las hierbas, de la tierra mojada, y del trigo, entonces no lo sabía..los recuerdos son efímeros, y si los momentos no son olidos, comidos , masticados y saboreados, desaparecen hundiéndose en las movedizas tierras de nuestros cerebros, olvidando así, bellos momentos vividos.

Y eso es lo que yo hacía en los campos, vivirlos sentirlos, pasar muchas horas en mis campos de niña, que sin saberlo, estaban gestando una parte de mí, a partir de esos recuerdos se desarrollaron muchos gustos y nostalgias cuando llegué a la madurez.

Me subía a los olivos agarrándome a sus viejos troncos vestidos de historias, y que lucían magníficamente coqueteando con el paisaje, sintiéndome  yo grande y fuerte.

Recuerdo que no muy lejos de la masía, había un barranco, era muy profundo. Para nosotros.. mis hermanos y yo, era todo un misterio.
 A mi me daba mucho miedo bajar, pero a la vez me fascinaba.

 El camino que bajaba al barranco era ya de por si, arcano, misterioso, era un caminito de tierra que bajaba en picado hacía sus fondos , siempre estaba  mojado por la humedad, y a medida que ibas bajando, el silencio se apoderaba del lugar, eso hacía que nuestras mentes  imaginaran  próximas aventuras.
Se oían los ruidos que hacían los animales, sobre todo los pájaros, pero yo siempre creí oír a un leopardo, un león,o un dinosaurio, perdido en los tiempos y que vivía allí escondiéndose del progreso, yo estaba segura que allí abajo  había cosas fascinantes.

 El barranco era para nosotros una selva, veíamos en él misteriosas tierras por descubrir.
Con mis primos bajábamos impacientes, intrigados, nunca sabíamos que nos esperaba, que nuevas aventuras encontraríamos, y cogidos de la mano íbamos avanzando sigilosamente sin hacer ruido, la imaginación volaba a marchas forzadas, ¿qué animal nos atacaría?, o quizás.. el que nos atacaría seria un  indio comanche, de esos que salían tanto en las teles de nuestro tiempo, en las películas de vaqueros.

 Una vez quise bajar sola, pero no llegue a adentrarme demasiado, el miedo  y la emoción eran demasiado  grandes, mis padres no nos dejaban bajar al barranco y eso lo hacía aun mucho más  excitante y deseable.

Recuerdo que cuando venia el tiempo de la vendimia, íbamos a recoger la uva, pero lo mejor era ir a pisarla, me descalzaba y me dejaba invadir por aquellas sensaciones que recorrían mi cuerpo aun dormido, eran sensaciones nuevas, sentía como los pies se hundían entre las uvas y como el liquido que desprendían  mojaban mis pies  resbaladizos entre tanta destroza fruta. 
Cuando recogíamos la uva, íbamos con los masoveros en los carros tirados por  perezosos y tranquilos caballos, que sabiéndose bien el recorrido avanzaban lentamente, mientras yo cogida al carro, disfrutaba ese momento intensamente.

Un día mi padre, compro una tartana de esas de paseo, adornada con dorados farolillos y asientos de terciopelo, era una señora tartana.
Pepito, el masovero enganchaba los caballos y nos subía uno a uno hasta que todos inquietos y excitados, esperábamos aquel pequeño pero fascinante viaje.

 Íbamos por el camino de la finca hasta salir a la carretera y encaminábamos los caballos y la tartana hacia el pueblo.
El aire nos despeinaba y nuestros pequeños cuerpos, trotaban al compás de los movimientos de la tartana, los caballos con sus cascos pisaban las piedras y se metían en los baches, así que botábamos sintiéndonos felices de vivir esa experiencia.

Un día fui a la era, a mediados de junio.
 Comenzaba la siega cogiéndose el trigo y almacenándolo en la era, formando con él redondas balas de paja, que se dejaban allí todo el verano.

 Las eras se situaban a los alrededores de las casas de campo y masías, eran de tierra apisonada que había que prepararlas con antelación para realizar la trilla del trigo recogido , estaban siempre  forradas de paja y eran un lugar eternamente dorado cuando les daba el sol.
 La de casa estaba en la cima de una pequeña loma, detrás de un bosquecito de pinares, cerca de la masía, era un lugar impregnado de magia, de poesía..

Estaba situada de cara al este, así que las tardes en ella, eran un festín de colores ocres y amarillos, que brillaban con los últimos rayos de sol, últimas horas de  esos días de verano.

Cuando llegue allí, vi a mis padres, estirados en la paja, inundados por la dorada y suave luz del sol, estaban juntos abrazados, besándose, amándose  y dejando aflorar sus sentidos y sentimientos.

 La imagen para mí  era extravagante, grotesca, me asuste, no podía imaginar a mis padres en una situación así, me acuerdo que eche a correr, sin parar llorando.

Para mí era como un insulto, una mezcla de celos y de ignorancia, que me asustaba, yo debería tener unos seis años

Cuando fui más mayor, y pensaba en aquel suceso, me sentía muy bien, al recordar a mis padres queriéndose en aquella era.

Recordando cómo se buscaban y se deseaban, cierro los ojos y veo, ese momento esa pareja aun joven, morenos retozando entre la paja, guapos y fuertes.
Ese es un  bonito recuerdo que  se mezcla con el que sentí de niña cuando los vi, y trato de entender a esa niña, que no sabía nada, y pensaba haber visto algo malo


               


26 de febrero de 2012


     Mi abuelo







Siempre  he pensado que  pinto porque  mi abuelo ya lo hacía.


 Me pasaba horas mirándolo
Siguiendo con  la mirada, los movimientos de sus pinceles. A mí me parecía  magia.
  ¡Era tan sorprendente ver cómo de un trozo de tela blanca, él creaba un cuento!
 -así es como yo veía sus paisajes, como las ilustraciones de los cuentos, supongo que era por  la influencia de los colores-
Tenía una caja de pinturas que era como un arcón de los secretos, los tubos estaban muchos retorcidos, usados, tocados, vividos.
Esa caja era una  quimera para mí, un mundo mágico, que  hacía volar mi fantasía,..
trozos  de telas manchadas, lápices de muchas medidas, carboncillos, gomas de borrar, pinceles con los pelos despeinados ,pero muy limpios, todo puesto ordenadamente en compartimentos de madera,  mi abuelo siempre me decía, que es tan importante saber pintar , como saber limpiar los pinceles.
 Recuerdo que para limpiar sus pinceles, ponía la mano en forma cóncava, entonces  en el hueco de la palma, dejaba caer un poco de jabón liquido, y hacía girar el pincel debajo del grifo hasta que salía el agua clara, limpia, sin rastro de pintura.
Ponía todos los pinceles en potes de cristal  con los pelos hacía arriba para que se secaran.
 Limpiar sus pinceles,era todo un ritual, yo no dejaba de mirarlo, lo seguía a todas partes en ese proceso de lavado.., ahora a la cocina.. ahora al jardín
-donde tenía el caballete-
ahora otra vez a la cocina, para seguir  con el agua y el jabón
-me gustaba mucho estar con él, me gustaban mucho sus pinturas, me gustaba mucho él-
Yo sigo limpiando los pinceles de la misma forma  que mi abuelo, creo que no sabría hacerlo ya de otra manera
-  Abuelo, ¿Que pintas?
-Esos árboles de ahí en frente -me respondió-
-Pintas solo un trocito de la calle no?
-Sí, me gustan esas sombras que hacen los árboles en las tapias de las casas, a demás pinto las rosas, que tanto le gustan a tu madre
Yo me quedaba embobada mirándolo..
-Abuelo ..¿ porqué huelen así las pinturas?
 ¿ porqué mojas el pincel en ese pote? ¡ anda  te has manchado aquí, al lado de el labio!
-yo  estaba tan maravillada, tan abstraída mirándolo, que no podía dejar de preguntarle cosas-
          -Jaja  me mancho   a veces, pero mientras sea en la cara o las manos, vamos bien! ..cuando me mancho las camisas, tu abuela… se enfada! - Pero yo  le digo que a mí las camisas me gustan estampadas ¡ jaja
          -ya sabes cómo es tú abuela.. ¡un sargento!
           
-La abuela siempre lo ve todo eh?

Si ella  ve más allá, y por todos nosotros   y mira.¿ sabes que te digo?  -que a mí ya me está bien-
-Así yo me relajo y ella  dirige, poco tengo que pensar  yo.. jaja ya la tengo a ella

-Es raro ese olor de las pinturas ¿verdad ? – yo seguía con mis  preguntas-

-Las pinturas están hechas de pigmentos y aceites, no tienen  mal olor lo que hueles ‘raro ‘ son  las pinturas mezcladas con el aguarrás, que es un disolvente  fuerte y  desprende mucho  olor

-De pequeñito ya pintabas  abuelo?

-De pequeño ..coloreaba periódicos, recuerdo.. que  a mi padre le gustaba guardar los periódicos, los que ya había leído.. y me decía ¡ala noi, ya tienes  telas para pintar!
Y yo los pintaba enteros y también cartones, y todo lo que  caía en mis manos jaja

- Abuelo me gusta tú caja de pinturas-

-Si, esta viejecita, como yo, pero siempre he tenido la misma caja, las pinturas las voy comprando ¡claro!

-Me enseñaras a pintar?

Si, y te gustara mucho, pintar es como , soñar. En los sueños no hay límites, soñar es abrir una puerta de la mente, todos los sueños son únicos, nadie puede soñar lo mismo, pues ..cuando pintas, lo que pintas también es único, cada uno lo interpreta a su manera, lo ve a su manera,, pintar es magia, igual que magia es soñar

-¡caray abuelo yo no sé , si sabré  pintar como tú dices¡
-a demás yo sueño muchas veces cosas malas que me dan miedo!

          Bueno tu no pienses ahora en tus sueños,  malos,  ¿también tendrás de bonitos no?
           
          Siiii, y .. tengo que pintar lo que sueño?
           
          Bueno si quieres si, pero no es eso lo que te quiero decir.
           Mira… cuando sueñas .. bueno..¿cómo te lo diría?...  Soñar es parte de  fantasía, y para pintar hay que poner fantasía,,
          Seguro que tú  de eso tienes mucha.. con las historias  que te inventas  para no  ir al colegio¡¡ y para no comer verdura¡ jaja
           
          ¡!la verdura la odio¡¡¡


   Él, seguía explicandome..  
          
         Cada  imagen que ves, cada paisaje que quieres pintar,, primero lo ves en tu mente, después lo ve tu fantasía, y como que pintar es crear, vas dibujando en la tela, y vas  llenándola de colores con  esa mezcla de realidad,  y de fantasía y  haces un cuadro y es como si estuvieras soñando,, estas tan metido en el, que no existe la realidad,, en algunos momentos es como si estuvieras dentro del cuadro
 ¿ no te parece que eso es  como soñar ?


                 

27 de septiembre de 2011

2 de enero de 2011

Por pedir...


Por pedir..







Por pedir se puede..

Se puede pedir un despertar somnoliento, lleno de ternura, con caricias de sabanas tibias, y rayos de sol en mi almohada

Se puede pedir un desayuno con ese café caliente mientras rozo tus dedos

Se pude pedir que pare el ruido, que se paren los relojes, que no se mueva el tiempo

Por pedir se puede mirar a todos los ojos con el mismo cariño, cerrar racismos en una caja fuerte sin combinación posible

Se puede pedir que se abran las puertas que un día se cerraron

Se puede pedir una ventana por donde se cuele la ternura, un te quiero de par en par en una madrugada cualquiera

Se puede pedir que se caigan a trozos las fronteras, que se acorten las distancias, que se borren los mapas

Se puede pedir un paseo de la mano,   una sonrisa, una mano  en el hombro, un suspiro acompasado...

Por pedir se puede dejar de vivir para vivir  solo para sentir y amar


Se puede pedir más igualdad en el reparto, y más días soleados para los que viven en la penumbra siempre

Por pedir se puede pedir más certidumbre y días de dicha en vidas inciertas y de montañas rusas...

Por pedir se puede que no termine nunca la noche con luna, y poder acariciarla

Se puede pedir el mismo pan para todos y no ver más lagrimas

Se puede pedir un aquí y ahora, un hoy y siempre, un ayer que sea mañana

Se puede pedir un baile lento, envolviéndose en un abrazo, dejando que los sentidos bailen al son de la música, cerrando los ojos y escuchar esa canción que nos hace volar a cuatro alas

Se puede pedir la compañía perfecta, la complicidad exacta, el ritmo preciso, latidos sincronizados..
sentimientos enlazados, una dosis precisa de ida y vuelta, lealtad, entrega.

Por pedir

Se puede…

La nota








La he visto pero primero no le hecho caso, la he mirado sí, pero como el que mira un simple papel que hay en la mesa de la cocina, un papel olvidado, quizás el tiquet de la compra o una propaganda del súper..después cuando he vuelto, cuando ya me había duchado y he entrado otra vez en la cocina, la he vuelto a mirar, esta vez con un poco más de curiosidad, pero sin preocuparme demasiado, hasta que ,, la he tenido en mis manos y la he leído
No esperaba esto, no esperaba este mensaje rasgador, esta punzada de desconcierto y dolor.
Me dices que algo te pasa, me dices que ya no eres que el eras, me dices que no sientes lo mismo y que no has tenido el valor de decírmelo esta mañana cuando te has levantado conmigo, quieres tener una tregua, quieres pensar, pensártelo bien, quieres marchar unos días, es mejor así, es mejor que estemos un tiempo sin vernos..
Mis manos sujetando el dichoso papel, han empezado a temblar, lo que leía no lo quería leer, no podía creerte, no puedo creerte,
Hace días que me decías que teníamos que hablar, pero yo sé bien porque evitaba ese momento
Pero te leo y sé que es el final, se que piensas que detrás del telón hay más , que hay más amor del que yo te pude dar, pero eso es solo curiosidad, crees que puedes encontrar ese espejismo que buscas,
Y yo después de entregarlo todo, no me queda ya nada que mostrarte, nada que expresar que no hubiera vaciado ya por completo con toda la generosidad y lealtad de la que soy capaz.
Después de tu marcha ya no te espero porque la esperanza no es eterna, porque la ilusión, como las flores, si no se alimenta se muere, por que las esperas y los silencios matan el sentimiento.

27 de diciembre de 2010

La niña que fui




La niña que fui …








Hoy siento que he de abrazar a esa niña que fui
Se que necesita ese abrazo, la tomo, la aprieto contra mí, le digo no tengas miedo, yo te quiero, y eres preciosa, al momento siento paz
Puedo reprimir su llanto, pero no puedo acallar su voz, por eso hoy la reencuentro, la consuelo, alivio momentos que no fueron apaciguados, descuidos que me afligieron y que no fueron atendidos


Ahora en la madurez estoy, preparada para hacerlo, ahora es cuando puedo dar a esa niña ese amor que algunos momentos le falto, y paliar su tristeza, con mi serenidad de hoy
Nazco cada día un poco, soy esa niña que fui, ella entiende de magia y sabe que cada día es diferente de otro, dejo que tome las riendas de mi vida otra vez , mirando la vida con la inocencia y el entusiasmo de antes, porque si no es vivir sin vivir

26 de noviembre de 2010







Uno de los besos más dulces, es el que se da con la mirada

28 de marzo de 2010

Libros






Vosotros, los libros,
hermosos libros que estáis descansando,
reposando en los viejos estantes,
en la solicitud de unas maderas teñidas de polvo,
a veces olvidados..
esperando las caricias de los dedos del lector.

Vosotros papeles escritos,

letras que brotan de los más hondos sentimientos del poeta,
libros que ansían tímidamente ser alzados de su cobijo,
para poder saciar, colmar el hambre
de ese espíritu que te necesita, que te busca.

Tú no tienes prisa,

te amparas en sus manos
y le cuentas tu historia.

Libros, huelen tus papeles a elemento,

a trigo, a madera,
y en tus antiguas páginas, a historia.

Libros matutinos, nocturnos,

llenos de relatos, de cuentos, de poesía,
¡cuántos momentos me regaláis, hoja tras hoja!

27 de marzo de 2010

Algunas veces me pregunto






Algunas veces me pregunto si para todo el mundo es fácil decir “te quiero”.

Un “te quiero” de esos que salen del sentimiento, de valorar a la otra persona, de la propia emoción.
Un “te quiero” que necesita comunicarse, aunque sea una vez, para que el otro lo sepa y no lo olvide, para que lo sienta.

Un “te quiero” meditado, sentido, emocionado, real, valioso, cómplice, sincero.
No me sirve un “te quiero” falso, de esos que se dejan en cada esquina, por todo, por nada.
No querría un “te quiero” moneda de cambio de una emoción falsa, de un interés escondido.
Dos palabras: “te quiero”, pero sinceras, infinitas en su significado y su valor.

Y me doy cuenta de que la ausencia de ese “te quiero”, me duele más allá de lo que esperaba. Y aunque no espero escucharlo, me gustaría.

Dos palabras tan cortas, tan simples, pero tan importantes, que no conviene malgastar, que utilizadas en el momento justo, son un regalo hermoso que nunca se olvida.

¿Te vas?




Entras en la habitación con aire despreocupado
y tus pies descalzos.
Me miras, te espero, veo tu deseo en tus ojos,
en la mueca de tus labios.
Tiemblo, tiemblo de placer contenido,
no esperes más, llévame adonde tú sabes.
¿Por qué se me hace tan corto estar contigo?
Dime, ¿qué puedo hacer para que no te vayas de mí?

1 + 1 = ?









Este  escrito,  no es mío, pero me ha gustado tanto, que lo he colgado aquí.

Dos extremos…
Dos manos aferrándose a la nada
Dos vértices…
Dos labios unidos sin metáforas
Dos caminos…
Dos cuerpos alimentándose de caricias
Dos límites…
Dos almas que se escuchan y calman
Dos metas…
Dos corazones con miedo a amar y callan
Una conclusión…
Una relación sin futuro ni esperanza...

Leer





Me gusta leer...
En el silencio de mi habitación, es cuando más disfruto mi libro, a esas horas de la noche que ya han callado los ruidos, y las sombras se alargan, se estiran y se desperezan por que son sus momentos, yo los cojo prestados como míos.


Alguien me dijo que... cuando yo leo a esas hora, en la cama, muchas veces me cae el libro a la cara, y las gafas vuelan para otro lado..

Inocente somnífero es el libro para mi, pero yo me resisto porque estoy inmersa en la lectura, disfrutado las letras y el argumento, hasta que ya no soy dueña de mi mente, el sueño invade mi control, se me cierran los ojos, las fuerzas se relajan y los relatos y yo entramos en un espacio juntos, para seguir soñando, ellas las letras en su estado natural, que es la fantasía, y yo en mi estado natural, que es soñar, como otras veces... cuando sueño despierta.

Hay cosas que escribo





Me hubiera gustado mucho saber escribir.
Sólo sé que me lo paso bien haciéndolo,
intentando explicar mis sentimientos.
Pido perdón si alguien lee lo que escribo
y ve que está mal redactado, o mal narrado.
Sólo sé hacer lo que hago,
que es explicar lo que siento,
sin saber literatura.

Hay cosas que escribo para no decirlas.
Hay cosas que siento que escritas me parten el alma.
Hay cosas que tengo guardadas dentro de mi tiempo,
regalos que dejas dormidos bajo mis almohadas
mientras duermo...