12 de agosto de 2016






Merezco un amor que me diga que me ama todos los días, que no le avergüence tomarme de la mano cuando vamos caminando por la calle ni darme un beso fuerte enfrente de medio mundo. Un amor que disfrute estar a mi lado a cada momento, que me acompañe a donde quiera ir y que me deje acompañarlo a donde él quiera, que me complemente, que sea diferente a mí pero que también compartamos gustos e intereses.

Merezco un amor valiente, que se arriesgue por nuestra relación,  Un amor que luche día a día, por nosotros, que no permita que nada, ni nadie nos pueda llegar a separar,  que valore cada día lo que cuesta encontrar un amor verdadero 

Merezco un amor que quiera que nos enfrentemos a los conflictos juntos y a mi lado, hombro con hombro, por alcanzar juntos nuestras metas y conseguir lograr nuestros sueños más anhelados.

Merezco un amor que no tenga que perderme para extrañarme, sino que me extrañe todos los días, cada  vez que nos despedimos para irnos a realizar nuestras actividades diarias, y que al volverme a encontrar me reciba con un efusivo abrazo y con un cálido beso.

Merezco un amor al que no le tenga que pedir detalles, sino que le nazcan del corazón. Y no me refiero a que me de regalos lujosos cada fin de semana, o a que me invite a comer a los restaurantes más caros.  Lo que quiero es que me demuestre con pequeños detalles que le salgan del alma lo mucho que me ama: una carta, una flor, un poema, una canción, cosas que quizá no cuestan mucho dinero pero que valen mucho más para el corazón que mil lujos.



1 comentario: